martes, 25 de octubre de 2011

Para que discutir, si puedes pelear.


                Antes que nada, quisiéramos hacer una aclaración respecto a la anterior entrada.  Desde que la subimos al blog Boyra no ha parado de sufrir terribles ataques de ego que aún a día de hoy nos vemos obligados a padecer. Ya mientras lo escribíamos Boyra sugirió que nos dirigiésemos a él como Sir Boyra y que cambiásemos el nombre del blog por “Boyra escape plan”, insinuando que ninguna de nuestras anécdotas tenía la más mínima gracia en comparación con su asombrosa vida y, por tanto, no merecían ser contadas. Al principio no se lo tuvimos en cuenta porque es Boyra y el chaval tiene estas cosas. Pero estos días ha comenzado a hablar de sí mismo en tercera persona cual emperador romano, es más, por las mañanas nos saluda diciendo “al Boyra lo que es del Boyra” y va por la casa con gafas de sol para no ser reconocido.  Además ya no tira de la cadena, dejando determinados tarzanetes a flote y justificando tan lamentable actitud atribuyendo un olor celestial  a los mismos, pues según él ningún desecho órganico expulsado por su sistema digestivo puede oler a nada que no sean las más excelsas fragancias provenientes del monte Olimpo. En fin, Vanitas Vanitatis. Estamos gravemente preocupados por su salud mental. Seguiremos Informando.



                Pasando a temas más agradables estos días fue el cumpleaños de Raúl. Jorge le hizo una  tortilla de patatas que estaba riquísima, digna de los dioses del monte Olimpo y de Boyra, y Boyra, para no ser menos, compró una ensalada de col precocinada de 2 libras para los paladares más exigentes. Además decoramos el cuarto de estar con globos y confeti y le recibimos bailando con un cd de música irlandesa que habíamos comprado especialmente para la ocasión y que nos traía agradables recuerdos de nuestra vida en inisfree. Lo que no sabíamos era que Raúl nos tenía reservada una sorpresa aún mayor.







                Porque amigos me complazco en anunciar que lo que todos soñábamos ha sucedido. Clem ha venido a vivir con nosotros, y lo hizo sin avisarnos  a Jorge y a Boyra (YO)  con la complicidad de Raúl dándonos una sorpresa.


                Clemen voz: En efecto amiguitos, la trama tiene su origen un 15 de Septiembre. No sé si lo recordareis, pero ese mismo día tuvo lugar una fiesta legendaria, en nuestro siempre querido y actualmente añorado “limite rock bar”. En ésta, se pudieron contemplar multitud de situaciones que quedarán indelebles en nuestras memorias, entre ellas, la fiesta del bigote y los puros, el look alternativo fashion de Raúl, las misteriosas desapariciones de Jorge, los diversos acercamientos al estado trayaman/woman, y todo ello, con el fin de brindar una calurosa despedida a nuestros flamantes amigos que emigraban hacia Doncaster. 



                 El caso es que por aquellos tiempos, no tenía el convencimiento pleno de unirme a la aventura doncasteriana, pero esa misma noche y tras recibir un completo y denunciable acoso, que no abuso, físico y verbal, por parte de nuestros aventureros, mi opinión cambió.  Saqué el billete al día siguiente, sin que ninguno de ellos lo supiera, manteniendo esta información oculta hasta que fue necesario contactar con algún infiltrado, en este caso Raúl, mi hombre en la sombra (no penséis mal, desgraciaos). 

                                                         Clemen, tomando la decisión.

                Tras todos los preparativos, y una vez prácticamente en camino, tuvimos que idear una jugada perversa para engañar a las “brillantes” mentes de Boyra y Jorge. Para ello, Raúl, tuvo que obligar a éstos a cenar pizza, encargándose él mismo de las tareas de llamada y pedido, y por supuesto, elección de ingredientes, fingiendo una llamada que nunca llegó a producirse.

Una vez en Doncaster, en la puerta del hogar, llamé a la que ha acabado siendo mi casa. Boyra, el pobre, iluso él con la pizza de barbacoa con la que se iba a alimentar, acudió a abrir la puerta, encontrándose con la sorpresa. Debido a su estado de máxima egolatría, lo que más le preocupaba es que no le quitara ningún tipo de protagonismo, mirándome despectivamente (en realidad se quedó con cara de no creerse lo que veía), al igual que Jorge, que flipaba en colorines.
He aquí la prueba de que me encuentro en Doncaster físicamente. 

 
 
Y esto, esto, esto, esto, esto es todo amigos!

3 comentarios:

  1. Jajajajaja buenisimo el video!!! Y la entrada!

    ResponderEliminar
  2. joder cada día mejor! jajaja os sigo desde aquí chicoos!! q ganas de ir a veros todos!!!!!!!!!!! :)

    (voy a empezar a pedir en el metro)

    ResponderEliminar